Buscar en este blog

5 de octubre de 2011

Llega la Era post-PC

En agosto de 2011 se cumplieron 30 años desde que IBM lanzara el llamado IBM PC, su ordenador personal, que pronto se convirtió en un hito de un sector en plena ebullición, el de la micro­informática. El PC demostró que los micro­ordenadores eran algo más que una moda pasajera y que acabarían siendo una herramienta imprescindible en el mundo empresarial. Creo que es útil recordar aquella fecha porque aquel PC de 1981 y sus clónicos, junto con el progreso tecnológico y las telecomu­nicaciones, provocaron uno de los pasos más cruciales de la Informática, su democratización y socialización.
Si alguien tuviera que resumir, con muy pocas palabras, lo que fueron estos tres decenios de evolución de la sociedad, sin duda utilizaría los términos "ordenador personal", "información" e "internet" en más de una ocasión. En este periodo de tiempo, los avances logrados en el terreno de las tecnologías de la información han transformado por completo la forma de entender la sociedad e incluso han cambiado la manera en que nos relacionamos con los demás.
Como profesionales de las tecnologías de la información, recordar brevemente de donde venimos nos puede ayudar a comprender hacia dónde nos dirigimos...

Cinco años antes ...
He de confesar que, a nivel profesional, siempre he sido partidario de la informática descentralizada. A finales de 1976, gracias al anuncio del S/32 de IBM, participé activamente en la informatización del proceso de pedidos de una empresa que, pese a disponer de disqueteras IBM 3741 para la entrada de datos en sus delegaciones, generaba todo tipo de inquietudes y demoras en el momento de procesar la información en el ordenador central, un IBM S/3 Mod.15D.
Para profundizar en el planteamiento descentralizado de aquella aplicación que implicaba no sólo el proceso de pedidos sino también su facturación en "modo local", el mantenimiento de sus archivos y su consolidación en el ordenador central, adquirí un libro de Bruno Lussato, profesor de "Teorías y sistemas de organización" del Conservatorio Nacional de Artes y Oficios de Francia, recién editado en España: "Microinformática, introducción a los sistemas repartidos" (ISBN: 84-308-0265-7). Lo cito porque, este verano, al releerlo, di con un párrafo que en su día ya llamó mi atención: "La era del ordenador para todo se aproxima. El concepto de ordenador personal, que usaremos desde la escuela de párvulos y nos seguirá en nuestras actividades, tanto laborales como privadas, y que nos servirá cada vez que lo necesitemos, va a ser una realidad. Pero tendremos también uno en nuestro coche, en nuestro televisor, en nuestro teléfono, y, como fieles servidores, contarán, medirán y recordarán por nosotros..."
Por supuesto: algo muy difícil de creer en aquella época.

... treinta años después
Comprender la magnitud de los cambios acaecidos es básico para hacerse una idea de lo que se nos avecina. Una forma de expresar su magnitud, es seguir la evolución del número de "usuarios" en cada época. Por ejemplo, al final de la época de la informática centralizada, en los 80, había algunos millones de personas que eran usuarias de la informática de aquel entonces. Con la llegada del PC los usuarios pasaron a ser centenares de millones. Ahora asistimos a algo similar. Vemos como el número de usuarios (que usan cualquier tipo de dispositivo, no sólo el PC) está dando un salto gigantesco, pasando a miles de millones.
Sin darnos cuenta, los teléfonos móviles se han convertido en algo practicamente imprescindible. No sólo sirven para realizar o recibir llamadas o enviar sms, sino que también se utilizan como reproductores de música, cámaras digitales y grabadoras de audio y vídeo; han sustituido al despertador y al reloj de pulsera; y se han convertido en una puerta abierta a Internet. Es nuestro móvil. Y éste comienza a tener nuevos compañeros como los ultraportátiles y los tablets, por ejemplo, con los que puede intercambiar información de forma automática.
Ha llegado la hora de la verdad: la Era del PC, tal y como lo conocemos, está dando paso a la informática ubícua, donde los dispositivos utilizados dejan de percibirse como tales y la información que manejan acaba residiendo en "la nube", a la que se accede desde cualquier parte... Prepárese para adaptarse a la "Era post-PC" porque, como ya pasó hace treinta años, el cambio se llevará a cabo con o sin usted, y tanto si quiere como si no.
Sin duda ésta es una opinión muy subjetiva..., por tanto, os animo a que participéis y compartáis cuál es vuestro punto de vista.
Alberto C. Blanch


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada